La astenia no se considera una enfermedad, sino un síntoma que puede derivar de muy diversos factores, psicológicos, estrés o exceso de trabajo, pues astenia significa, literalmente, cansancio. Los síntomas que pueden reflejar la astenia son apatía, pérdida de apetito, tristeza sin causa aparente, pérdida de la libido, disminución de la concentración o pérdida de memoria, irritabilidad o cambios en el estado de ánimo, malestar general y dolor de cabeza e hipotensión arterial.

Un dos por ciento de la población puede sufrir cansancio coincidiendo con el paso del invierno a la primavera. No se trata de ningún trastorno psiquiátrico, sino más bien de una sensación subjetiva que hace que algunas personas tengan mayor vulnerabilidad a estos cambios climáticos. Para descifrarlo no existe ninguna teoría, pero parece ser que es una combinación de dos factores: las horas de luz solar y los ciclos hormonales. El origen de todo está en el hipotálamo, una glándula ubicada en el cerebro y que regulara la temperatura, la sed, el apetito, el sueño y la vigilia, así como el optimismo vital, la serotonina o las hormonas de la felicidad.

b2ap3_thumbnail_astenia-primaveral.jpg

Al producirse el cambio estacional y todo lo que conlleva consigo, se genera un control sobre la regulación hipotalámica que contribuye de forma muy significativa a un descenso de los niveles en sangre de las hormonas, lo cual produce una sensación de decaimiento físico e intelectual.

¿Cómo podemos prevenir la astenia? Llevando una vida saludable, con una dieta equilibrada como base para fortalecer nuestro organismo y sus defensas y evitando que factores externos minen nuestra energía. Es importante también mantener el cuerpo hidratado, dormir ocho horas diarias, no fumar ni beber alcohol, no abusar de bebidas excitantes, realizar ejercicio moderado y llevar una rutina diaria.

A veces es necesario un reconstituyente a base de vitaminas, minerales y extractos de plantas, como los que ofrecemos en mibotica24h.es  En resumen, si en primavera notas más cansancio de lo habitual y te cuesta mantener el ritmo, te encuentres triste o sientes malestar sin razón aparente, es probable que estés sufriendo una astenia primaveral.